viernes, 17 de septiembre de 2010

PIZZA DE JAMÓN, CEBOLLA Y TOMATE


Para conocer la procedencia de la pizza, deberíamos trasladarnos a la antigua Grecia, cuna de los panes planos donde ya por el 521-486 a C. se servían unos panes que se llamaban “plakunatos”, que eran una especie de tortas que se cubrían con ajo, cebolla y especias.
También era común entre los soldados persas la ingesta de panes planos que cubrían con queso fundido y dátiles.
Ahora bien, la pizza tal y como la conocemos en la actualidad, procede de la ciudad de Nápoles, y nace como alimento para gente humilde. Tanto los panes planos como las pizzas, son típicos de la cocina mediterránea, siendo un alimento sencillo de preparar, y que ha creado un gran fenómeno social, es muy corriente y parece de lo mas natural oír ¿nos tomamos una pizza? Y es verdad que para ello o bien llamamos y que nos la traigan, o salimos a tomarla a cualquier pizzería. Sin embargo es sencilla de preparar y además los resultados son fantásticos, por lo que os animo a que lo intentéis.
En Nápoles, se encuentra la pizzería Port’Alba (puerta blanca) que está considerada como la primera pizzería del mundo, pues ya en el año 1738, empezaron ha preparar pizzas para que los viandantes las tomaran por la calle y en 1830, inauguraron una pizzería-restaurante, que en la actualidad continua abierta al público.


INGREDIENTES PARA LA MASA:

100 gr. de leche entera tibia (40º)
100 gr. de agua tibia (40º)
50 gr. de aceite de oliva
Una cucharadita de sal
Una cucharadita de azúcar
20 gr. de de levadura prensada
400 gr. de harina

INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

1 cebolla (mejor si es dulce)
Jamón de York
Salsa de tomate
Queso mozarella rallado


MODO DE HACERLO:

Preparación de la masa:

Separar un poco de agua y disolver la levadura. Añadir el azúcar. Poner en un cuenco la leche, el agua y el aceite, mezclar e ir incorporando la harina tamizándola para que coja aire:


Mezclar bien, colocar la mezcla sobre una superficie plana enharinada y amasar hasta que tenga una consistencia lisa y elástica. Hacer un bollo, colocar en un cuenco y tapar con un paño de cocina. Dejarla reposar 30 minutos. Pasado este tiempo volver a amasar, y estirar con la ayuda de un rodillo:

Colocar papel de horno en una bandeja pincelarlo con aceite y estirar la masa sobre él dejándola muy finita, pues en el horno aumentará su volumen. Podéis hacerlas redondas o rectangulares, a vuestro gusto:

Una vez preparada la masa, procederemos con el relleno. Cortar el jamón en cuadraditos, o de la forma que mas os guste. Cortar la cebolla en juliana. Colocar sobre la pizza, una capa de salsa de tomate, sin que llegue del todo a los bordes:

Colocar encima el jamón y la cebolla:



Poner el queso rallado por encima:


Introducir en el horno precalentado a 225º durante 15 o 20 minutos.

NOTA: Resulta muy práctico hacer más cantidad de masa, formar las pizzas y precocinarlas sin ingredientes durante 6 o 7 minutos, Se deja enfriar y se introducen en bolsas para congelación. El día que las necesitemos, se sacan y sin esperar a que se descongele, se cubre con los ingredientes elegidos y se termina de hornear el tiempo restante, es decir los otros 7 u 8 minutos que le faltan. Queda buenísima.



1 comentario:

María Nogueira dijo...

¡Hola! Hicimos anoche la pizza según tu receta y nos quedó maravillosa. ¡Muchas gracias por tu blog, es genial! :) Un saludo.