lunes, 26 de septiembre de 2011

FOCACCIA


La palabra focaccia significa hogaza en italiano y es una especie de pan plano al que se le anima con hierbas y otros ingredientes vegetales. Es un plato muy tradicional dentro de la cocina italiana, no estando claro si su procedencia es griega o etrusca.
Se cuentan distintas historias sobre como nació la focaccia, una de ellas dice que en el siglo XVI los habitantes de Génova se vieron atacados por los piratas sarracenos, y la población se refugió en los montes con lo imprescindible para poder alimentarse , esto es harina, aceite y sal y con ello comenzaron a hacer la famosa focaccia, por lo que se la considera un plato nacido de la necesidad por sobrevivir. Otros cuentan que su origen comenzó en la región de Liguria, rica en olivos, lo que les llevo a preparar este rico pan que tiene el aceite y las aceitunas como sus principales ingredientes. Sea lo que sea, os animo a que lo hagáis pues de lo que si estoy segura es de que os va a encantar.

INGREDIENTES:

Para la masa:

• 100 cc de leche entera templada
• 100 cc de agua templada
• 200 aceite de oliva
• 30 gr. de levadura fresca (prensada)
• Una cucharadita de sal fina y otra de sal gorda marina.
• ½ kilo de harina

Para cubrirla:

Unas ramitas de romero fresco. 12 aceitunas negras sin hueso. 8 tomatitos cherry.

MODO DE HACERLO:

Poner la harina en un cuenco, hacer un hoyo en el centro a modo de volcán y poner dentro el agua, la leche, la mitad del aceite, la levadura desmenuzada y la sal fina. Nos mojamos las manos con un poco de aceite y vamos mezclando los ingredientes, amasándolos hasta conseguir una masa uniforme. Hacer una bola con ella. Untar con aceite la bandeja de horno donde la vayamos a hacer y colocar sobre él la bola de masa. Comenzar a estirar la misma con la ayuda de las manos que deberán estar siempre impregnadas de aceite. Al tiempo que estiramos, vamos añadiendo un chorrito del aceite restante sobre ella. Una vez estirada (deberá quedar como de un centímetro de grosor aproximadamente, ya que luego dobla su volumen) presionar con los dedos para que el aceite la empape por dentro; este es el secreto de la masa.
















Picar menudito el romero y las aceitunas. Cortar en dos los tomatitos. Espolvorear la masa con la sal marina, y poner por encima el romero las aceitunas y los tomates:






Tapar con un paño y dejar que repose durante 30 minutos aproximadamente en un lugar templado y sin corrientes de aire para que doble el volumen. Precalentar el horno a 200º y hornear durante 20 o 25 minutos. (Si disponéis de horno con función de aire, mejor).



Otros ingredientes para poner sobre ella:
• Cebolla cruda en láminas muy finitas. (Se coloca sobre la masa y luego se hornera)
• Cebolla pochada.
• Pimiento cortado en brunoix y pochado.
• Etc.

lunes, 19 de septiembre de 2011

RISOTTO DE SETAS


El risotto nace en Italia de la necesidad de ofrecer a la familia una comida completa con los productos que se tenían en la cocina. Dependiendo de la región se cocinan diferentes risottos, cada vez un poco mas sofisticados, con sus colores, perfumes y tradiciones peculiares, pero siempre al gusto italiano.
Cocinar un buen risotto es cuestión de practica, pero una de las partes mas importantes es controlar el tiempo y la intensidad de calor que hay que poner en su cocción, y todo ello, nos llevará a poder degustar un arroz cremoso, cocido en su exterior pero firme por dentro, perfumado, y distinto, es decir algo más que un simple arroz.

INGREDIENTES
: (Para 2 personas)

Quizá sea demasiado para dos personas, y un poco escaso para 3 depende del hambre.

• 100 gr. de judías verdes
• 40 gr. de mantequilla
• 2 cebolletas
• 100 cc. de vino blanco
• 750 de caldo de verduras
• 200 gr. de arroz de grano duro
• 40 gr. de queso parmesano
• Sal y pimienta
• Un manojo de setas chinas como las de las fotos, pero si preferís de otra variedad, sin problema.


MODO DE HACERLO:

Quitar los rabitos de las setas (solamente la parte final). Picar en brunoise la cebolla. Quitar las hebras a las judías y cortarlas también en brunoise. Poner una sartén en el fuego con la mitad de la mantequilla y un chorrito de aceite y saltear la cebolla y las judías verdes. Pasados unos minutos incorporar las setas y esperar a que se rehogue el conjunto:


Una vez listas las verduras añadimos el arroz y rehogamos un poquito todo ello. Incorporar el vino blanco y esperar que evapore el alcohol, sin dejar de remover con una cuchara de madera.
In añadiendo el caldo caliente poco a poco hasta terminar su totalidad y siempre sin dejar de mover, para que el resultado final sea un arroz al dente pero de textura cremosa.


Dejar que vaya cociendo a temperatura media-baja y unos minutos antes de terminar la cocción, añadir el resto de la mantequilla y el queso parmesano rayado y un poco de pimienta recién molida. Rectificar el punto de sazón y servir de inmediato.

martes, 13 de septiembre de 2011

MILHOJAS DE ACELGAS CON PURÉ DE PATATA


Sencillamente distintas. Esto es lo que podríamos decir si comemos unas acelgas así presentadas. Fácil de hacer y con un toque especial, no solo por la presentación, sino por la combinación del puré y la verdura. Os lo aconsejo, y ya veréis que no os vais a arrepentir.

INGREDIENTES:

• 1 kilo de acelgas (a mi me gustan cortitas para que tengan menos penca, y eso sí, que estén bien firmes y tengan un color intenso)
• 6 patatas medianas
• Aceite de oliva, sal y pimienta
• 3 dientes de ajo

MODO DE HACERLO:

Lavar bien las acelgas y separar la penca de la parte verde. Cortar las hojas en trocitos, quitar las hebras de las pencas y trocear. Poner un poco de agua con sal en una cazuela y cuando comience a hervir añadir las acelgas. Una vez cocidas ponerlas sobre un escurridor y aplastarlas con un plato dado la vuelta para que suelten todo el agua.
Poner un chorro de aceite en una sartén, y cuando este caliente, pelar los ajos, cortarlos en lonchas gruesas y añadirlos para rehogarlos. Cuando estén dorados, estarán en su punto, pues si se os queman pueden amargar y si se recuecen en vez de dorarse, ya sabéis lo que dice el refrán “ajo cocido, ajo perdido”. Una vez en su punto sacarlos del aceite y desecharlos. Añadir las acelgas y rehogarlas bien moviéndolas con una cuchara de madera. (Si queréis podéis dejar los ajos y mezclarlos con las acelgas, están buenos, pero si no os gustan los retiráis pues el aceite ya ha tomado su sabor). Reservar.
Aparte pelar las patatas, lavarlas y cascarlas en trozos. Cocerlas en agua con sal, hasta que estén blandas (unos 15 o 20 minutos aproximadamente). Escurrirlas y pasarlas por un pasapurés. Añadirle un poco de pimienta y un buen chorro de aceite de oliva. Mezclar bien con una cuchara de madera. El puré deberá quedar espesito, pero si está demasiado, podéis aclararlo con un poco del agua de la cocción.
Para montar el plato, poner un aro de cocina sobre el plato donde las vayáis a servir:

Poner una base de acelgas en el fondo, aplastarlas un poco con la ayuda de una cuchara, y encima una capa de puré. Retirar el aro y adornar si os apetece un poco de perejil, cebollino, etc.

Nota: También podéis hacer esta receta con alguna otra verdura, por ejemplo con borrajas y os garantizo que son una auténtica delicia. Os quedarán así:


jueves, 1 de septiembre de 2011

¿QUE SIGNIFICA CASCAR?

Cascar una patata en lenguaje culinario, significa cortar la misma con el cuchillo pero sin llegar a cortar el trozo completo, es decir, cuando el cuchillo esté mas o menos por la mitad, lo que quede se separará haciendo palanca con el mismo, con lo que el resto de la patata rasgará de forma irregular en lugar de continuar con el corte perfecto.




De este modo se consigue que durante la cocción se desprendan mejor los almidones contenidos y nos ayuden a que el caldito quede más espeso y mejor trabado.